Jessica Morales, y su pasión por la esgrima.

La deportista más joven en ganar los Juegos Nacionales

Jessica Yolima Morales Linares es el nombre la esgrimista más joven en ganar los Juegos Nacionales. Comenzó en la esgrima a los 9 años de edad y a los 13 años ganó su primera competencia internacional. Sin embargo, su mayor triunfo llegó un año después cuando ganó los Juegos Nacionales en la categoría sable individual femenino; representando al departamento del Valle del Cauca en el año 2015.

Es nacida en Estados Unidos, pero desde el año 2014 compite por Colombia gracias a su ascendencia colombiana por parte de la familia materna. Aunque compite por el país de su madre, el amor por la esgrima lo heredó de su padre; quien también llegó a practicar el deporte representando a Cuba.

Hoy tiene 19 años y vive, estudia y practica esgrima en Estados Unidos. Actualmente reparte su tiempo entre los entrenos de esgrima que pueden extenderse hasta cuatro o cinco horas diarias y el estudio de biología; como preparación para iniciar sus estudios en medicina, pues su sueño es llegar a ser una de las mejores pediatras del país. “La Esgrima es importante pero no es lo único para mí, sé que hay más. También considero importante mis otros sueños, pero la Esgrima siempre estará en mi corazón. Lo sé y ahora mismo agradezco todo el entrenamiento”.

La esgrima no sólo le ha dejado una cantidad innumerable de experiencias y triunfos; si no también personas maravillosas en cada país que visita con los que llega a tejer una gran familia. Hasta el momento conoce 18 países gracias a la actividad y se ubica en el ranking #87 a nivel mundial de la esgrima. No lleva el conteo de sus medallas; pero sabe que son más de sesenta triunfos y más de cien competencias en las que ha dado lo mejor de sí.

Uno de sus principales sueños y el cual definiría la cúspide de su carrera, sería la clasificación a los Juegos Olímpicos. Su dedicación le ha permitido escalar alto y plantearse grandes retos profesionales en su carrera deportiva; en compañía de su padre, quien es su mentor, entrenador y la persona más confiable para Jessica.

Sin embargo, si bien nuestra atleta conoce sus aspiraciones; también tiene claro que para su éxito debe poder balancear ambas pasiones: la esgrima y el estudio, “no quiero dejar algo para conseguir lo otro. Quiero hacer las dos actividades y salir adelante con ambas al mismo tiempo. Es un reto muy difícil, lo sé. Pero no quiero dejar la universidad para dedicarme a la Esgrima o viceversa”. Cuenta Jessica, con la firme convicción de poder hacer sus sueños realidad.

Sus logros son un mérito a su dedicación, disciplina y entrega por el deporte; por esta razón recomienda a sus compañeros esgrimistas que inician en la actividad que “no se apresuren si no ven resultados o medallas inmediatas. Ya Llegará. Deben tener en cuenta que cada esgrimista y atleta es diferente, y ninguno tiene un camino directo asegurado. Deben saber y tener confianza en que el momento de logro llegará; cuando suceda se sentirán muy felices y satisfechos por el camino y el entreno realizado. Mirarán y se dirán: “¿por qué estaba tan estresado?”

Desde luego, Jessica seguirá entregada al deporte, creciendo y fortaleciendo sus habilidades. Viendo el lado positivo de cada encuentro o competencia para mejorar cada día y dar lo mejor de sí misma siempre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *