El florete femenino y su guerrera imparable, Tatiana Catalina Prieto

Desde deportista y como entrenadora, Tatiana prieto se muestra como una guerrera imparable en el arte de la Esgrima con Florete.

Con 32 años de Bogotá, profesional en finanzas de la Universidad Externado de Colombia y con una amplia trayectoria en el deporte; Tatiana Prieto se consagra como una guerrera dispuesta no solo a dejar su nombre y el de Colombia en alto en cada combate; sino también, a transmitir su saber, experiencias y tácticas a los más pequeños y nuevos que ingresan a la actividad. 

Conoció la Esgrima en el año 2006 cuando tenía 14 años de edad y luego de dejar el patinaje. “Un día pase por el lado de la liga y me llamó la atención. Pregunté, empecé y desde el primer día fue como amor a primera vista. Quería repartir mi tiempo entre porrismo y esgrima pero no fue así; repartí toda mi atención a la esgrima.” Cuenta Tatiana quien hasta el momento ha tenido números triunfos usando como arma el florete.

En el 2008 comenzó su trayectoria de ascenso y participó en sus primeros juegos nacionales.  En el 2010 obtuvo su primera medalla y el 2012 viajó a México y Brasil para participar de juegos regionales donde también obtuvo medallas. Desde este tiempo Tatiana no ha parado de entrenar, ganar medallas y conocer diferentes países. Su meta personal es hacer del florete femenino el arma más destacada; ya que este “es muy escaso debido a que todos los entrenadores dirigen a las personas al uso de la espada”.

Tatiana no sólo se destaca por su amplia trayectoria en las competencias, sino también por su carrera de entrenadora de florete. En el año 2015 inició como profesora llevando el deporte a los colegios distritales de Bogotá. Los resultados de su desempeño fueron bastante favorecedores y el primero de diciembre de ese mismo año viaja a China; donde se radica por un año en Shanghái para enseñar en los colegios internacionales y clubes de Esgrima a niños y niñas. Luego de esta experiencia viaja a Chicago en Estados Unidos donde trabajó por más de dos años.

Para la preparación de los Juegos Panamericanos del 2019; Tatiana viaja a Roma para entrenar en uno de los mejores clubs de Europa y ser parte del equipo colombiano de florete femenino. Fueron participes de diferentes competencias en parís, Alemania y Francia. Sin embargo, en este mismo año le aparecen dos hernias discales que le impiden tener un rendimiento óptimo en la competencia; “comenzó una lesión en la espalda baja y creí que dejaría de caminar. En el mundial pasé la primera ronda y luego la espalda no me dio más. No me podía mover. Durante todos los días del mundial fui a fisioterapia.”

De regreso a Colombia y como preparación física para las competencias de los Juegos Nacionales; el grupo de florete femenino es  enviado a New York para continuar con sus entrenos. Con solo unos días de su llegada le comienza un fuerte dolor en el codo que le impide agarra el arma; “comenzó con un dolor normal y creí que era un golpe pero resulta que no, el dolor seguía. Me dolía agarrar el florete. Aguanté y terminé los entrenamientos.”

Pese a sus dolores y condición física; para Tatiana el momento de mayor gloria fue la final de los Juegos Nacional donde tuvo que competir nuevamente con Saskia Loretta van Erven Garcia. “Había una barra de Bogotá grandísima. Me hicieron dar una emoción tan gigante que tuve ganas de llorar. Estábamos en la pista con las luces y comenzó el combate. Iba perdiendo pero luego de reflexionar un rato comencé a sumar puntos. Quedamos iguales y en un momento de confusión, creí que era el punto para mí y no, se lo dieron a ella. Entonces me desconecte, la ataque, mi acción fue lenta y me ganó 15-14.”

Tatiana considera a la esgrima como una familia que le ha permitido llegar cada vez más alto. En su camino ha conocido diferentes personas con las que ha logrado tener lazos de amistad inigualables; llegándolos a considerar como la familia que se escoge, pero además, por los valores que le han transmitidos: Disciplina y respeto. “a mí la esgrima me dio la disciplina. Cuando estaba en el colegio primero entrenaba y luego hacia tareas. Y en la universidad yo seguía entrenando todos los días. Y el respeto te lo enseñan porque tienes que saludar con cortesía a todos, a tu rival, al el árbitro, al público. Estos valores los he tratado de enseñar a mis estudiantes de china, EE.UU., Colombia.”

La carrera de Tatiana como deportista de alto rendimiento aún no termina. Su último ciclo será hasta el 2024, sin embargo desde ya se está construyendo como entrenadora asistiendo a cursos de formación; seminarios, diplomados y trabajando desde el sector, “me gustó ser entrenadora y me dije que era lo mío”. También ha participado en entrenamientos virtuales siendo parte de dos encuentros internacionales en donde confluyen entrenadores de todo el mundo; Japón, Corea, Nigeria, Malasia, Australia, Costa Rica. Su propósito es darle vos a la mujer esgrimista; ser una de las mejores entrenadoras mujeres y decir que la mujer latina sí puede y cuenta con la habilidad para conseguir la excelencia.

Actualmente imparte clases de forma virtual a niños y niñas “es difícil pero posible. Busco hacer diferentes ejercicios para que los niños no se aburran. Hay que mantenerlos motivados”. Su sueño es crear el grupo de esgrima de Bogotá ya que tienen muy pocos miembros en liga comparado con otras regiones del país.

Finalmente, Tatiana nos regala un consejo de vida, como deportista y entrenadora para todos aquellos que hoy están comenzando su camino en la Esgrima; “no desfallecer, sé que hay momentos de la carrera deportiva en que no se ve el sacrificio, en que nada vale; pero sí vale. Todo lo que uno vive en el camino es para llegar al punto en el que sabes que valió la pena. Hay que ser conscientes que el camino deportivo no es fácil, entonces hay que ser constantes y seguir sin desfallecer”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *