LA DAMA DE LA ESPADA.

Entrevista a la Dama de la espada

La «Dama de la Espada», Ángela Espinosa y su pasión por la Esgrima

En conmemoración por la semana de la esgrima y la mujer esgrimista entrevistamos a Ángela Espinosa, ex deportista olímpica colombiana y una de las mujeres más talentosas y hábiles en la actividad. Ganadora de múltiples triunfos a nivel regional, nacional e internacional. Nacida en el Valle del Cauca, sencilla, humilde, carismática. Madre de dos hermosos hijos y actualmente Concejal en Francia, fue nombrada por el país como “La Dama de la Espada” por sus logros en el deporte.

¿Cómo se siente ser la única mujer colombiana que ha clasificado a los Juegos Olímpicos en la modalidad espada de Esgrima?

Siento un orgullo muy grande, una satisfacción enorme que recompensa todo el esfuerzo y sacrificio que hice durante muchos años. Es gratificante ver los frutos porque siempre los deportistas trabajamos muy duro para representar al país y dejar su nombre en lo alto. Clasificar a los Olímpicos es un premio a la disciplina que tenemos. Da mucha alegría. Como mujer es todavía más importante porque siempre son los hombres los que resaltan más en la actividad. Es demasiado satisfactorio haber sido la primera mujer que abrió la puerta y dijo que sí se podía, y crear no solo historia, sino brindar esperanza de que con el trabajo necesario se puede alcanzar lo que uno se propone. Es una alegría muy grande ser la primera mujer que se clasifica a los Juegos Olímpicos en la esgrima en la modalidad Espada.

¿Cuántos años tenía cuando clasificó por primera vez a los Juegos Olímpicos?

Mi primera clasificación fue a los 26 años y a los 28 años me instalé en Francia para asistir a los siguientes.

¿Cuál ha sido la experiencia más gratificante que le ha dejado la Esgrima?

¡Hay muchas! Por supuesto el logro máximo es llegar a los Juegos Olímpicos y más desde Colombia porque la Esgrima no es un deporte que tenga tantos resultados a nivel internacional, entonces fue bastante importante; pero también se convierte en una frustración cuando no se consigue el resultado que todos esperamos. Yo comencé siendo campeona Nacional y luego participando en campeonatos Suramericanos, Centroamericanos y Bolivarianos. Soy la única medalla que el país ha ganado en los Juegos Panamericanos y cada logro para mí supuso alegría, orgullo, satisfacción, gratificación por el esfuerzo y la disciplina. Cada victoria me la disfruté, me llegó al corazón, me sentí grande. Los Juegos Olímpicos y los Panamericanos fueron los dos más importantes para mí, los que más me marcaron. 

¿Desde qué edad comenzó con la práctica de la Esgrima?

Comencé a los 12 años aunque siempre es preferible comenzar más joven. Acá en Francia, por ejemplo, comienzan desde muy niños.

¿Qué le incentivo a practicar Esgrima Y Convertirse en la ahora llamada «Dama de la Espada«?

Mi familia ha sido muy deportista, siempre hemos tenido esa vena deportiva. Mi mamá fue atleta y trabajó siempre en la rama del deporte, y mi papá era futbolista y participó en los Juegos Olímpicos de Múnich de 1972. Desde muy pequeña me inculcaron el deporte y en mis vacaciones me inscribía a todos los que me llamaran la atención. Conocí a muchas personas porque mi mamá trabajaba en la Casa del Deporte y me llevaba con ella. Conocí a todos los entrenadores de todos los deportes porque siempre es como una pequeña familia, todos se conocen con todos.

En una actividad conocí a mi primera entrenadora, Rosalba Rincón, ella me invitó y me dijo “usted por qué no viene a hacer Esgrima”. Yo en ese tiempo hacía natación pero me inscribí con una amiga del colegio. Cuando comencé me di cuenta de que me iba bien, que tenía buenos resultados y que ganaba las competencias, entonces mi motivación creció y me quedé.

¿Qué sintió la primera vez que fue campeona?

¡La primera y todas! En el deporte se tienen emociones súper intensas, tanto de satisfacción como de tristeza. Es una sensación de que valió la pena tanto sacrificio y eso es más que suficiente porque sientes que no fue en vano. Siempre es una alegría, una emoción y satisfacción intensa. Yo les digo a los atletas de ahora, “disfruten el momento, no sientan vergüenza por sentirse contentos, orgullosos, que lo lograron y que son diferentes de los demás; sin olvidar que luego se debe seguir trabajando y mejorando”.

¿Cuántas horas practicaba al día?

¡Muchas! ¡Muchas horas! Tuve muchas etapas. Cuando estaba en el colegio entrenaba por las tardes desde las cinco de la tarde hasta las nueve de la noche. Era muy chévere porque allá conversaba con mis amigos y luego entrenaba. Se convirtió en una rutina y en nuestro lugar de encuentro. Me gustaba mucho y pasaba todas mis tardes allá. ¡En el periodo competitivo pues con mayor razón! Cuando terminé el colegio me dediqué tres años solo a la esgrima. Tenía toda la disponibilidad para entrenar en diferentes jornadas de acuerdo a los objetivos, al entrenador, al periodo de competencias. Pero el entreno era diario y mínimo tres horas diarias. 

¿Cuántos países alcanzó a conocer?

¡Muchos! (risas). No sé cuántos en total pero estoy segura de que son más de cuarenta. El deporte es una muy buena puerta y manera para viajar. ¡Es lo que más extraño! Conocer, pasear. Tengo muy buenos amigos que hice por la Esgrima en otros países y compartir con ellas es realmente lo que más me hace falta y bueno, también la competencia.

¿Cuál fue el duelo más difícil?

Recuerdo mucho un asalto nacional con Bogotá y fue porque no supe manejar los nervios. Tenía rabia con el árbitro porque me estaba juzgando mal. Perdí la medalla. Fue la única vez que me sucedió en mi carrera deportiva. Fue un momento muy difícil en la carrera, nunca olvido esa derrota. Pero también tuve asaltos muy buenos e increíbles. En la clasificación para Pekín 2008 aunque no conseguí la clasificación, logré proezas y gané asaltos muy duros.  

¿Qué concepto tiene de la Esgrima colombiana?

Conozco desde hace muchos años todo el proceso de la esgrima colombiana y he sido testigo de toda la evolución. La Esgrima en Colombia ha evolucionado bastante y ahora con la tecnología mucho más. ¡Imagínate entrenar en la pandemia por video zoom! son cosas que en mi época no se podían hacer. Todo esto permite que haya progreso, sin embargo, todavía hace falta mucho trabajo para poder llegar al nivel que tiene la esgrima Europea o Asiática. Pienso que uno de los problemas que tiene Colombia es el impacto. Necesitan buscar más personas que practiquen y sobre todo ahora que existen convenios excelentes para vivir en otros países como Francia e Italia. Tampoco podemos olvidar a Colombia que es donde nacen los futuros campeones y donde tienen que entrenarse. Yo por ejemplo clasifiqué la primera vez viviendo en Colombia.

Francia fue una segunda etapa. Entonces hay que trabajar más duro, formar a los entrenadores, conseguir más personas, incentivar la competencia porque eso hace que el nivel suba y es lo más difícil en Colombia. Definitivamente la esgrima colombiana ha evolucionado, tiene muy buenos resultados a nivel juvenil y sigue teniendo representantes en los Juegos Olímpicos. El proceso se ve pero como en todo hay que seguir trabajando.

«Dama de la Espada», cuéntanos ¿Un secreto para ganar?

¡Sí, pero es secreto!  No, en realidad no hay secreto. Como me decía mi entrenador francés: “coma bien, duerma bien y entrene mucho. Entrene todo lo que tenga que entrenar”. El secreto es querer, trabajar y trabajar duro porque las ganas solas no son suficientes. Hay que ponerse objetivos siempre y trabajar por alcanzarlos, y cuando ya lo alcanzas ponerte uno nuevo. Es solo eso. Trabajar y trabajar.

¿Cuál es la mayor virtud que le regaló la esgrima?

Son muchos, no es solo uno. Para mí el deporte es el mejor transmisor de valores que pueda existir. No importa el nivel, lo importante es que sirva para formarse y construirse como persona. Personalmente la disciplina, la amistad, la excelencia, el gusto al esfuerzo, al sacrificio. Son valores que aplico siempre a mi vida personal, como esposa, madre y profesional. Yo soy súper disciplinada, organizada, manejo el tiempo, y todo eso lo hace un atleta. Mis amigas me dicen “¿Cómo haces para que te rinda tanto el tiempo?”. Los atletas de alto nivel sabemos hacerlo porque somos muy organizados, perseverantes, tenemos mucha fortaleza mental, somos positivos y todo eso me lo ha dado la Esgrima. El deporte nos forma como persona y la disciplina hace que tengas éxito en todos los ámbitos de la vida.

En Colombia se la conoce como la «dama de la Espada», ¿Qué se siente? 

¡Una responsabilidad enorme! . Es un título que hay que guardar y una imagen que cuidar. Nunca fue mi objetivo ser la “dama de la espada” simplemente es una cuestión de personalidad, de temperamento, de disciplina. Siempre me he considerado como una persona con valores. Respeté a mi adversario, en la pista lo di todo y también era muy buena amiga de mis “enemigas”. Sabía hacer esa diferencia porque uno de los valores del deporte y los Olímpicos es la amistad y yo traté de conservarlo. Hice muy buenos amigos en esgrima; yo hablo con todo el mundo, conozco gente de todas partes y eso se lo dedo al deporte. Definitivamente es una responsabilidad muy grande y un orgullo el que me reconozcan por algo bueno. Es algo muy bonito.

Los deportistas de alto rendimiento somos modelos para las nuevas generaciones y yo siempre he pensado en eso, si eres un modelo debes ser un buen modelo: muestra el ejemplo, la disciplina, los valores y los principios fuera y dentro de la pista. Y esto lo aprendes en el deporte y especialmente en un deporte de combate, porque lo puedes llegar a asociar con violencia y no lo es, simplemente la otra persona es un adversario en el buen sentido de la palabra. El esfuerzo es por conservar los buenos valores y ser un buen modelo para la sociedad, yo creo que todo lo anterior pues fue lo que me hizo ser llamada la «Dama de la Espada» y es un orgullo. 

¿Nos podría contar una anécdota?

¡Tengo muchas! . Recuerdo nuestro primer viaje a Europa como equipo femenino de espada de Colombia. Erámos cuatro mujeres que no conocíamos nada, que no nos alcanzaba el dinero. Nos sucedieron cualquier cantidad de cosas.

En esa época estaba Olga Quevedo la maestra de Buga, también estaba Johana Calis, Janeth Mosquera y yo. Estábamos tratando de coger el metro en parís y siempre nos perdíamos porque no conocíamos, y nosotras cargando la maleta de esgrima. Entonces dijimos “bueno, para que no nos volvamos a perder y saber si ese es el tren, ustedes dos se quedan cuidando las maletas y nosotras nos subimos rápido, vemos el mapa y si va para nuestro destino yo les digo y se montan”. Imagínense en qué terminó. Nos montamos Johana y yo al tren, y dejamos a Olga y a Janeth con las cuatro maletas y mientras veíamos el mapa el tren sonó, cerró la puerta y nos quedamos las dos adentro y ellas afuera  con todas las maletas. Fue horrible. Todavía es el día que cuando nos vemos, nos acordamos y morimos de risa.

¿La Esgrima es una familia?

Bueno, el deporte es una de las mejores cosas que hecho en mi vida, te abre puertas en todos los aspecto de la vida y no me arrepiento nunca.  Las personas que conoces en la esgrima hacen parte de tu vida. Así no nos veamos todo el tiempo mis amigas de esgrima y yo somos súper unidas.  Cuando nos vemos es como si nunca hubiéramos dejado de vernos. Se convierte en una enorme familia. Somos y tenemos una gran familia.

¿Tiene algún consejo para darle a los que apenas están comenzando en la disciplina?

A todos los actuales y futuros esgrimistas les aconsejo que luchen siempre por lo que quieren, que tengan objetivos, metas claras y sueños. Que nunca abandonen sus aspiraciones por más que la derrota sea difícil. No se dejen abatir. La derrota te enseña muchas cosas, entonces hay que seguir y ser disciplinados. Quiéranse mucho, quieran mucho su cuerpo, cuídenlo y trabajen porque el trabajo siempre paga.

Ángela es una mujer ejemplar y no sólo por su trayectoria en la Esgrima a su vez por su personalidad y don de gente,  que su ejemplo sea referente para muchos deportistas, hoy queremos destacarla por ser una gran mujer en cada uno de los aspectos de su vida, que cada vez más nos sigue llenando de orgullo. ¡Gracias «Dama de la Espada»!

2 comentarios en “LA DAMA DE LA ESPADA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *